¿Cómo de importante es acudir al psicólogo durante un proceso de reproducción asistida?

Empezar un proceso de reproducción asistida no siempre es sencillo, entran en juego muchos aspectos como la estabilidad emocional, la capacidad de comunicación entre la pareja o la huella psicológica que ha ido dejando el no poder conseguir el embarazo.

Por este motivo siempre es aconsejable acompañar los procesos de reproducción asistida junto con un seguimiento psicológico. De tal manera que, la pareja pueda estar preparada para cualquier situación; tanto una sobredosis de alegría y júbilo por crear una familia, como aprender a llevar de una forma mentalmente saludable una respuesta negativa en el proceso de fecundación.

Primeros pasos

Las personas que acuden a un centro de reproducción asistida, como ReproFiv, suelen llevar a sus espaldas un largo recorrido de intentos fallidos que, muy probablemente, han ido ocultando a sus círculos de amigos y conocidos por miedo a ser juzgados. Además, pueden haber sufrido o estar sufriendo una sensación de que los demás sí que han cumplido con el objetivo del ser humano; para quienes muchos no es otro que: nacer, crecer y reproducirse.

A lo largo de este camino las parejas han pasado por subidas y bajadas continuas, dosis de esperanza al notar algún síntoma en las primeras semanas o un retraso en el período seguido de una gran dosis de desesperanza al ver que sus ilusiones no habían fraguado.

Por este motivo es muy importante hablar de la salud mental en los procesos de reproducción asistida. Desde los centros y clínicas especializados siempre se suele ofrecer el apoyo de un profesional con formación en psicología, sexología y terapia de parejas. Gracias a estos profesionales los pacientes que decidan invertir su tiempo y sus recursos en conseguir la familia de sus sueños no se volverán a sentir superados o abatidos.

Realidad psicológica

Los Estudios avalan que, alrededor del 22% de las mujeres que se someten a algún tipo de tratamiento de reproducción asistida aseguran haber sufrido o estar sufriendo trastornos como la ansiedad o la depresión, aunque ésta en menor medida.

Además, el 77% de las parejas que deciden abandonar los tratamientos suelen hacerlo por presiones psicológicas, no por un mal pronóstico o resultado. El punto clave se da tras el tercer intento en FIV (Fecundación In Vitro) en el cual se da el mayor abandono, sumando a que más del 10% de las pacientes mujeres sufren ideas de suicidio tras el primer fracaso en FIV.

Beneficios de acudir a terapia

El especialista en psicología durante un proceso de Reproducción Asistida podrá ayudarte de diferentes maneras, aunque los motivos más recurrentes en consulta se pueden agrupar en éstos

Pensamientos negativos o intrusivos

Todas las personas acabamos dándole más peso en nuestra cabeza a este tipo de pensamientos, son los que más perduran y con los que más nos obsesionamos. Ante una situación de infertilidad o dificultad para concebir no iba a ser menos.

En los pacientes de reproducción asistida suele ser muy común pensar y repensar en qué podría haberse hecho de otra manera, qué podría haber solucionado cada persona en un momento concreto o en qué hemos fallado.

Al acudir a terapia desarrollarás mecanismos y ejercicios para frenar estos pensamientos negativos y canalizarlos en pensamientos de esperanza y construcción hacia el futuro. Cortar el círculo vicioso autodestructivo es nuestro objetivo.

Falta de apoyo en la pareja o del entorno

Aún hay muchas personas para las que la infertilidad o los problemas reproductivos son un tabú, por lo que se mantienen en secreto y se sufren en silencio. Además, puede darse que ni en los círculos más cercanos ni dentro de la pareja se logre encontrar el apoyo y la comprensión que los pacientes de un tratamiento de reproducción asistida necesitan.

Por ello es necesaria la actuación, escucha, comprensión y consejo de un especialista. En terapia no existen los tabúes, miedos o prejuicios. En estas situaciones la terapia de grupo también es una muy buena alternativa para hacer ver a los pacientes que no están solos y que hay más personas en su situación que les comprenden.

Situaciones de estrés y ansiedad

El estrés y la fertilidad son como el huevo y la gallina, ¿Qué ocurre antes? No son pocos los que afirman que el estrés genera infertilidad, pero no todo el mundo comprende que los problemas de fertilidad son una fuente de ansiedad y estrés.

No solo existe la ansiedad y el estrés, sino que, al abrir la puerta de la infertilidad abrimos la puerta a pensamientos de pena, tristeza, dudas, angustia, miedo o indicios de depresión. Todas estas emociones pueden sobrepasarnos o hacer que la relación de pareja se vea perjudicada, por ello es muy importante acudir al psicólogo.

 En ReproFiv Consultas contamos con un equipo especializado en el cuidado y atención de la salud y salud reproductiva de mujeres y hombres, tanto en ginecología, urología y andrología como en psicología. Contacta con nosotros si tienes cualquier tipo de duda o consulta psicológica relacionada con la reproducción, estaremos encantados de ayudarte.