La estimulación ovárica es uno de los primeros pasos que suelen darse en los tratamientos de reproducción asistida. Antes de comenzar, es habitual tener dudas sobre en qué consiste la estimulación ovárica y sus posibles efectos secundarios. Es importante resolver todas estas cuestiones para tu tranquilidad y para que estés bien informada durante todo el proceso.

Qué es la estimulación ovárica

La estimulación ovárica consiste en provocar una ovulación múltiple mediante una serie de medicamentos hormonales. Con esto se consigue optimizar las posibilidades de embarazo dentro de un tratamiento de reproducción asistida, ya sea por inseminación o por fecundación in vitro. La estimulación ovárica también es un primer paso necesario para aquellas mujeres que quieran criogenizar sus óvulos para preservarlos o en caso de donación.

En qué consiste la estimulación ovárica

Normalmente, la mujer produce un óvulo en cada ciclo menstrual. Con la estimulación ovárica se busca madurar varios folículos a la vez. Los folículos son los encargados de albergar y nutrir a los óvulos hasta que llega el momento de su liberación. Al estimular varios folículos simultáneamente se consigue un mayor número de ovocitos, las células germinales que terminarán convirtiéndose en óvulos listos para ser fertilizados.

Para conseguir los mejores resultados, es necesario hacer un estudio previo de la reserva ovárica de cada mujer. Dependiendo de esta reserva, que mide la cantidad y calidad de los ovocitos y de otros factores como la edad, el peso o morfología de los ovarios, el especialista decidirá el tratamiento más adecuado para ti.

En general, el tratamiento de estimulación ovárica consiste en la administración de hormonas mediante inyecciones. Los fármacos van cambiando según la fase de la estimulación en la que se encuentre la mujer y cada uno cumple con una función. Las hormonas que se inyectan y que sirven para estimular la producción reciben el nombre genérico de gonadotropinas.

Además de hormonas, se prescriben otros fármacos que hacen que los ovocitos se mantengan dentro de los folículos.

Una vez comienza el tratamiento, se realiza un control exhaustivo por parte de los especialistas para comprobar que la respuesta al tratamiento de estimulación ovárica es positiva. Este control se realiza mediante ecografías transvaginales y análisis de sangre.

Una vez que los folículos alcanzan el tamaño deseado, se inyecta una única dosis de la hormona HCG que estimula la ovulación y se programa la extracción de los óvulos en su momento exacto de maduración si la técnica de reproducción lo requiere. Este procedimiento se denomina punción folicular.

Cuándo debe iniciarse

La estimulación ovárica debe comenzar entre el primer y tercer día de la menstruación. Dependiendo de cada mujer, el ciclo durará entre 8 y 14 días. Nuestros especialistas sabrán decirte el número exacto de días que durará tu tratamiento. Además, gracias a los controles ecográficos el tratamiento se va adaptando en tiempo real a tu situación.

Otras dudas frecuentes sobre la estimulación ovárica

Una de las mayores preocupaciones son los posibles efectos secundarios de la estimulación ovárica. Es un proceso muy seguro y lo normal es que no tengas ningún efecto secundario o sea muy leve.

Entre los más habituales están la hinchazón abdominal, sensación de presión en los ovarios, aumento de peso temporal, cambios de humor y moratones en la zona del pinchazo.

 

La estimulación ovárica es un paso fundamental para el éxito de tu tratamiento de reproducción asistida. Para tu tranquilidad, confía en los profesionales de Reprofiv. Contamos con un equipo de especialistas que te asesorará y guiará en tan importante proceso. Todo en las instalaciones más modernas y con el uso de las técnicas más avanzadas para conseguir tu sueño de ser madre.