El cloasma gestacional, o máscara del embarazo, consiste en una pigmentación excesiva de la piel de la cara. Como su nombre indica, el cloasma es un fenómeno vinculado a la gestación, de manera que no puede afectar a hombres ni a mujeres no gestantes. Lo que sí sucede es que algunas manchas causadas por el embarazo no desaparecen sin tratamiento.

Acompáñanos si deseas saber por qué surgen esas zonas hiperpigmentadas, qué origina su localización preferente (cloasma facial) y cómo eliminar las manchas de cloasma de manera permanente.

¿Por qué se produce el cloasma en el embarazo?

Durante el embarazo y la lactancia tienen lugar cambios hormonales intensos. Uno de ellos, el aumento de progesterona, lleva asociado un incremento de la actividad de los melanocitos, células encargadas de producir la melanina o pigmento de la piel.

El cloasma aparece cuando los melanocitos trabajan de manera no uniforme y producen melanina que no desaparece al cabo de unas semanas, como sí sucede con el bronceado. Tras la exposición al Sol, estas zonas se convertirán en manchas irregularidades que afectan típicamente a zonas de la cara como mejillas, labio superior, barbilla y frente.

Aunque el cloasma supone un cambio permanente en la tonalidad de la piel expuesta al sol, su tratamiento no suele ser tan complejo como el de otros tipos de manchas o melasmas.

¿Se puede prevenir el cloasma gestacional?

Por supuesto. Puedes prevenir el cloasma en el embarazo con tan solo utilizar un buen filtro solar cada vez que sales de casa, incluso en invierno. Vigila que el protector solar que elijas tenga una composición no contraindicada en mujeres embarazadas o lactantes, pues hay protectores solares que incorporan tratamientos despigmentantes superficiales o que contienen conservantes de uso controvertido durante la gestación.

Dicho esto, con un filtro solar FPS50 utilizado correctamente durante todos los días, el riesgo de desarrollar manchas durante el embarazo es mínimo y, de darse, serían pequeñas y con tonalidades casi iguales a las del resto de la piel.

Tratamiento del cloasma gestacional: ¿Cómo eliminar manchas de cloasma?

Dependiendo del grado de disparidad de la coloración de tus manchas con respecto al tono de tu piel cuando no te encuentras bronceada, puedes lograr eliminarlas con tratamientos más o menos superficiales.

  • La opción más sencilla es utilizando cosméticos específicos, aunque te adelantamos que estos solo van a funcionar para atenuar manchas leves.
  • Una solución intermedia en el tratamiento del cloasma puede venir de la mano de la mesoterapia facial, seleccionando los principios activos correctos, o mediante la aplicación de peelings químicos, que solo deben ser aplicados por un médico. No los confundas con los productos cosméticos que también se llaman peelings, pues hablamos de tratamientos mucho más abrasivos.
  • Por último, los casos más rebeldes y los que presentan gran disparidad entre la tonalidad de las manchas y el resto de la piel suelen resolverse con un tratamiento láser específico. El tratamiento del cloasma mediante terapia láser es menos agresivo que el peeling químico como norma general, aunque no es posible aplicarlo en todos los casos. De nuevo, es un procedimiento que solo pueden aplicar profesionales de la medicina estética que hayan recibido una formación específica.